Terapia constructivista por Internet

La Terapia constructivista es un método eficaz y positivo de favorecer el cambio y la mejoría, aprovechando las capacidades de las personas para afrontar sus dificultades o malestares. (Más...)

Fruto de la investigación de los últimos 30 años en los procesos de cambio humano, la terapia constructivista recoge lo mejor y más eficaz de las diferentes tendencias de la terapia (psicoanálisis, Gestalt, psicodrama, terapia cognitiva, terapia familiar sistémica…) para combinarlo en una forma eficiente, positiva y esperanzadora de promover el cambio y la satisfacción vital.
La flexibilidad y eficiencia de la terapia constructivista la hace idónea para ser aplicada de manera virtual por Internet con resultados equiparables a la presencial.

Por eso, y habiendo diseñado un abordaje especial para el trabajo por Internet, he decidido ofrecer el servicio de asesoramiento y terapia individual en línea por medio de videoconferencia. (Más...)
Siguiendo el estilo de trabajo que he desarrollado en los últimos años, este asesoramiento se enfoca en las emociones, en orientar la atención a través del diálogo, en conectar con la persona más allá de la técnica y con los recursos en lugar del déficit; en trascender explicaciones superficiales para identificar el fondo de las dificultades y desatarlas por medio de la consciencia. Coherente con mi afirmación de que las “escuelas” terapéuticas deben desaparecer fundiéndose en una concepción global de la mente y el cambio humanos, este asesoramiento puede integrar, según sea necesario, el trabajo experiencial con sueños, el trabajo con emociones y otros abordajes, sobre un telón de fondo de empatía bien entendida.

Cómo funciona la terapia constructivista virtual

  • En la primera sesión te haré diversas preguntas sobre tu motivo de consulta, edad, contexto, etc. En base a las respuestas diseñaremos juntos un plan de trabajo y acordaremos un número tentativo de sesiones y unos indicadores para evaluar su éxito. Este plan de trabajo puede modificarse en cualquier momento en virtud de lo que vayas sintiendo, pensando o descubriendo, para adaptarse constantemente a tus necesidades.
  • A partir de la segunda sesión iremos aplicando el plan de trabajo, siempre atentos a si está siendo de utilidad. Cada sesión inicia con una breve evaluación del período transcurrido desde la anterior y de si han surgido novedades o temas que desees abordar; y se cierra con una sugerencia o experimento a poner en práctica para analizar sus efectos en la próxima. Si por cualquier razón no has podido realizarlo, no te preocupes: ese tipo de dificultades son precisamente las que debemos disolver para que logres sentirte mejor.
  • Por lo general, hacia la quinta o sexta sesión las personas empiezan a notar una mejoría; salvo que haya contratiempos, el promedio de duración de los procesos es entre diez y quince sesiones.
  • Las sesiones pueden ser semanales, quincenales o mensuales, en función de tus necesidades, horarios y preferencias y de los temas que quieras resolver.
  • A medida que los problemas o inquietudes iniciales se van resolviendo, pueden surgir otros que también quieras tratar y con los que se procede de la misma manera: preguntas generales y de contexto, propuesta de plan de trabajo, acuerdo sobre indicadores del cambio y plazos, experimentos en la vida diaria, etc.
  • Eventualmente, te sentirás suficientemente bien como para pensar en terminar el proceso. Si estás de acuerdo, tendremos una o dos sesiones más, a manera de seguimiento, a intervalos de dos semanas o un mes, en las que abordaremos las novedades y daremos pequeños ajustes para asegurar la perdurabilidad del cambio que has alcanzado; y podrás dar por concluido el proceso. ¡Felicidades!
  • En cualquier momento puedes descontinuar el proceso si sientes que no te está sirviendo; sin embargo, si es así te recomiendo comentármelo antes para que pueda cambiar el plan de trabajo si es preciso o recomendarte otras opciones.

A quién va dirigida la terapia constructivista virtual

La terapia y la asesoría virtuales son alternativas válidas en casos como:

  • Personas que no tienen trastornos graves ni presentan síntomas psicóticos.
  • Personas que desean asegurar su anonimato y consultar con un profesional que no forme parte de su red social.
  • Personas que tienen dificultades para acudir a una sesión presencial, por la distancia, por sus horarios, por algún impedimento o porque sufren de agorafobia o fobia social.
  • Personas de habla hispana que residen en países donde se habla otra lengua y quieren ser tratados por un terapeuta en español.
  • Personas que no disponen de tiempo para desplazarse a un consultorio psicológico.
  • Personas cuyo trabajo las obliga a viajar frecuentemente, dificultando acudir regularmente a un tratamiento presencial.
  • Personas que prefieren recibir atención psicológica desde la comodidad de su hogar o lugar de trabajo.

Cuándo no es aconsejable la terapia constructivista virtual

  • Trastornos graves o muy graves
  • Trastornos psicóticos o trastornos de personalidad severos.
  • Casos en los que ha habido intentos o tentativas de suicidio.
  • Casos en los que la persona no cuenta con un espacio privado donde pueda hablar sin sentirse observada durante toda la sesión.
  • Personas que no tienen un manejo adecuado de las herramientas de Internet (email, chats, etc).

Cómo agendar una sesión virtual:

  1. Contratar la cita: La cita debe pagarse antes de ser agendada; el costo por sesión de 60 minutos es USD 50 (o su equivalente en tu moneda local). Al dar click en el botón “Pagar ahora” (en la barra izquierda de la página) serás redirigido a PayPal para efectuar el pago. PayPal es totalmente seguro y no es necesario que tengas una cuenta (en ese caso, se puede usar una tarjeta de crédito); además, realiza automáticamente el cálculo de cambio de divisas cuando es necesario.
  2. Agendar la cita: luego de realizado el pago, serás dirigido a un calendario online donde podrás elegir el día y la hora que prefieras para tu cita. El calendario detecta automáticamente tu zona horaria ajustando la hora si es necesario.
  3. Datos de contacto: una vez elegidos día y hora, deberás ingresar tu nombre, tu email e indicar si prefieres comunicarte mediante Skype o Google Hangouts. Los datos e instrucciones para contactarme te serán enviados al email que hayas registrado.
  4. ¡Listo! Cuando llegue el día de tu sesión, conéctate cinco minutos antes de la hora programada usando el programa que elegiste. Al recibir el email de confirmación podrás dar por agendada tu sesión. Sólo me contactaré contigo si necesito proponerte un cambio de fecha u hora. Recuerda que al agendar aceptas las Condiciones de la Sesión aquí expuestas.
  5. Recomendaciones
    • Te recomiendo leer este texto donde explico cómo ser un buen consumidor de psicoterapia. Es el decálogo por el que se rige mi trabajo y tu salvaguarda de que recibirás la mejor atención posible en tu sesión: tenlo en mente y siéntete en libertad de invocarlo en cualquier parte del proceso.
    • También te será útil ver alguno de los videos en donde expongo los fundamentos de mi forma de trabajo, centrada en la atención y las emociones, en asesoramiento y psicoterapia.

Condiciones de la sesión:

  • Las sesiones de videoconferencia tienen una duración aproximada de 60 minutos y se realizan a través de Skype o Google Hangouts.
  • El contenido de las sesiones y la información transmitida por el cliente serán completamente confidenciales (excepto en el caso de que exista riesgo inminente para la salud o vida del cliente o de terceros).
  • Cuando sea necesario, se usará el correo electrónico que ha proporcionado para: el envío y devolución de material del asesoramiento; aclarar dudas sobre las tareas para casa; o ampliar algún tema de la sesión anterior.
  • En caso de problemas técnicos que impidan su realización, la sesión podrá reagendarse sin costo extra.
  • En caso de que el terapeuta necesite cancelar la cita agendada, procurará notificar de la cancelación al cliente por medio de su email. El cliente podrá solicitar un cambio de fecha o la devolución de su dinero (menos gastos de transacción).
  • Los cambios o cancelaciones por parte del cliente deberán hacerse como mínimo 4 horas antes de la sesión acordada para solicitar la devolución de su pago o el cambio de fecha sin costo extra.
  • En caso de que el cliente no asista a la sesión, y si no fue cancelada o reagendada como mínimo 4 horas antes por medio de la herramienta de calendario electrónico (al que puede acceder desde el email de confirmación de la cita), no se podrán solicitar devoluciones.
  • El terapeuta considerará la sesión como inasistencia tras un tiempo de espera de quince (15) minutos.

Si tienes alguna duda o inquetud, contáctame y te responderé lo más pronto posible.